Gestion del riesgo en ayuntamiento

Las administraciones publicas han experimentado cambios significativos en la necesidad de una protección mas efectiva a un coste acorde a la situación financiera de cada momento.

El aumento de la incertidumbre asi como  la mayor visibilidad de  los gestores públicos, hacen necesaria una profunda restructuración de los conceptos aseguradores y de la gestión de recursos.

En la administración publica los riesgos se asocian a las actividades sociales, patrimoniales y de gestión de  los bienes y  recursos de la sociedad, que requieren un tratamiento no solo individualizado, sino, que también se requiere una gestión frente a la opinión publica.

En Vameco, hemos ideado una metodología de trabajo que aumenta la estabilidad económica, social y patrimonial controlando  los costes tanto de aseguramiento como  los costes recurrentes no asegurados .

Nuestro  método  establece el  siguiente proceso de trabajo

  • Identifica todos los riesgos a los que se esta expuesto, detectando los riesgos de nueva creación
  • Analiza las repercusiones socioeconómicas que estos riesgos pueden tener para la administración, sus trabajadores y el conjunto de los administrados
  • Evalúa los riesgos para que estos sean asegurados o retenidos en su justa medida
  • Diseña una política de aseguramiento y contractual adecuada a las necesidades reales.
  • Optimiza los costes de aseguramiento
  • Detecta los costes recurrentes de riesgos no asegurados o asegurables que pueden ser aminorados
  • Contribuye a la gestión de las consecuencias de un accidente con un resultado mas profesional  y adecuado

 

Este sistema de trabajo aporta importantes beneficios entre los que podemos enumerar unos cuantos a titulo  enunciativo .

  • mejora el control sobre los riesgos
  • proporciona un conocimiento mas amplio de los problemas, consecuencias y sus soluciones
  • aporta condiciones contractuales mas favorables
  • consigue costes de aseguramiento mas  bajos
  • contribuye a un coste de gestión y administración menor
  • condiciona a una adecuada valoración y actualización del patrimonio
  • aminora los costes recurrentes no asegurados
  • proporciona mejores resultados en la gestión de las consecuencias de un accidente

mejora la imagen de la administración frente a los ciudadanos